Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

Hace ya cerca de 14 años conocí a Judy, psicopedagoga que después de muchos años había por fin podido tener a su hijita. Ella sostenía que los padres no tenemos porque saber todos los temas relacionados a la crianza y necesitan apoyo, guía y ayuda. Ella tenía esta idea de hacer un centro en donde la madre se “encontrara” con su bebe, en un ambiente libre del teléfono, los quehaceres de la casa y del trabajo. Me propuso asociarnos y desde Noviembre del 1994 empezamos con esta aventura.


Al inicio no fue nada fácil explicar el porqué del centro; la idea de un espacio de juego de la mamá y el bebe además que mucha gente ni conocía el término estimulación temprana. Se confundían con el trabajo que se realiza con niños con alguna dificultad en el desarrollo. Los primeros 2 años fueron duros para poder explicarle a la sociedad limeña lo que buscábamos hacer. Nos ayudaron mucho las entrevistas en la TV y en el periódico ya que ellos buscan “novedad” y esto era algo “nuevo” en Lima.


Al año ya contábamos con una profesora y 2 asistentes más. Ya éramos un equipo de 6 personas trabajando y comenzamos a darle forma a nuestros programas, siempre inventando canciones, adaptando las ya conocidas a nuestras actividades y siempre buscando el aspecto educativo con la debida explicación del porqué y para qué hacer dicha actividad.
Hasta el día de hoy considero que es importante que los padres sepan en que aspecto una actividad beneficia a su hijo.


Después de 4 años, de un trabajo rico y sumamente enriquecedor Judy optó por dedicarse más a su casa y a su hija y nos dejó. Al poco tiempo decidimos mudarnos y crecer siempre acompañadas de nuestra eficaz y fiel Marlene. Nos mudamos del 2do piso de Bolognesi a nuestra actual casa. Y como el espacio nos lo permitía, empezamos a ofrecer lo que llamamos inicialmente el programa del niño independiente. Los madres de los bebes que asistían a nuestras clases, buscaban mas actividades para sus hijos pero aun no querían mandar a sus hijos al nido regular. Con la experiencia en educación inicial de Patty y Luz Marie, forjamos un programa adecuado para los niños de esas edades (2 años) asegurándonos de completar el ciclo de la primera infancia. Además de ofrecerles un ambiente seguro, pequeño en cantidad ya que no tenemos mas de 10 niños por salón, conocido por el bebe ya que venían desde muy temprana edad.


Así mismo al conocer a Mirtha, empezamos a armar el programa para bebitos de 3 meses en donde no solo ofrecemos actividades específicas de estimulación sino también masajes, nunca dejando de lado la asesoría constante en temas de crianza.

 

Nuestras profesoras son los pilares de Playground: Kathia, Claudia, Verónica, Grace, Magali, Luz Marie, además de las asistentes Luz, Gladys, Guísela, Vanessa, todas ellas hacen la diferencia. Y que decir de Marlene que nos acompaña desde el inicio y de Walter así como Ambrocia que se encarga que Playground esté limpio y arreglado.


En estos años de trabajo hemos crecido no solo como centro sino también como personas. Ayudando a los padres, no solo a estimular adecuadamente a sus hijos sino guiándolos en los temas de crianza para poder ser mejores padres.


Nuestra labor continúa con orgullo y profesionalismo y esperamos seguir ofreciendo nuestras experiencias durante más años.